Ir a la playa con niños: ¿Qué debo saber?

¡Ya estamos en Agosto! Casi sin darnos cuenta, ha cambiado nuestra rutina y tenemos más tiempo libre para disfrutar con los nuestros. Y claro, una escapada a la playa nunca viene mal. Sin embargo, todos sabemos que ir con niños es diferente: Todo requiere más preparación, y si llevas un bebé, es importante tener en cuenta consejos de expertos para asegurar que nada pueda fallar. Por eso desde Muñecas Llorens hemos decidido sugerirte una serie de recomendaciones básicas que te puedan ser de utilidad.

¿A qué edad es adecuado llevar tu bebé a la playa?

En este caso lo más importante es tener en cuenta los efectos del Sol, de la arena si puede estar caliente, o la sal del mar ya que puede irritar la piel del niño. De forma aproximada, los expertos recomiendan esperar a que tenga 10 meses al menos el bebé y sobre todo siempre con protección solar adecuada.

¿Qué horas del día son las recomendadas?

Te sugerimos evitar la franja del medio día en la medida de lo posible, ya que entre las 11:00 y las 17:00 la luz solar y los rayos UV son más dañinos. Si llevas un bebé, siempre fuera de esos horarios y como mucho, durante hora y media.

En el caso de niños de más edad es importante no relajarse, aunque se crea que no corren ningún peligro. Te recomendamos no permanecer todo el día en la playa y sobre todo estar protegidos en el tramo de las 12:00 hasta las 16:00 y nunca más de 2 horas seguidas tomando el Sol y bañándose.

Además, el protector solar es imprescindible. Su factor mínimo debe ser 25 o 30 si tus hijos tienen la piel muy blanca. Además, desconfía de los días nublados, ya que los rayos UV traspasan las nubes y pueden causar quemaduras si no se tiene cuidado.

El calor, aunque se esté bajo una sombrilla, es tan peligroso como el Sol. Es muy importante vigilar la hidratación y ofrecer siempre a los niños agua o zumo, aunque no tengan sed. Muchas veces están tan entretenidos que no se dan cuenta del paso del tiempo y se olvidan de comer o beber líquidos.

¡Cuidado con los despistes!

Hay ocasiones en que los niños se despistan jugando en la playa y en agua. Aunque siempre debe haber un adulto supervisado y vigilando sus juegos, es buena idea delimitar el espacio de juego de los niños: Por ejemplo decir: “Desde este punto hasta esa sombrilla puedes jugar y moverte sin problema”. Lo importante es no perderlos nunca de vista.

Y después de la playa…

Un momento complicado es siempre cuando después de una tarde de playa, apetece tomarse un refresco. Ir a pasear o a tomar algo a una terraza puede ser muy aburrido para los niños después de la playa. Es conveniente llevar siempre algún juguete, o una muñeca Llorens por ejemplo, para que tus hijos se entretengan, y no siempre estén dependiendo de jugar con el móvil de sus padres. Hay que estimular la imaginación y el juego simbólico de los niños. Un aspecto que las muñecas Llorens desarrollan y ayudan a crear esos roles. Por eso, estés en casa, o en la playa o de viaje, no olvides llevar al compañero de juegos de tus hijos: Las Muñecas Llorens.