El juguete tradicional frente a las nuevas tecnologías

niño_tablet2Cada vez observamos que hay más padres preocupados por el uso de tablets y teléfonos móviles por parte de sus hijos. Desde muy pequeños el uso de estos dispositivos se está convirtiendo en preferente con respecto a los juguetes tradicionales. ¿Muñecos o pantallas? El fenómeno “youtuber” también está haciendo mella en los más pequeños, prefiriendo ver jugar a otras personas antes de jugar ellos mismos con sus juguetes y muñecas.

El juego simbólico, donde los niños estimulan su creatividad e imaginación se alarga hasta los once o doce años. Pero solo en la teoría; En la práctica a partir de los siete u ocho años empieza a diluirse, pasando más tiempo los niños con videojuegos, vídeos y televisión que con juguetes más tradicionales. En muchas ocasiones el tablet o acceso a un smartphone por parte de un niño viene de una necesidad por parte de los padres de tener el niño entretenido al estar ocupados con otras cosas, quehaceres diarios, salidas en restaurantes. Los niños sienten atracción por este tipo de dispositivos y enseguida se familiarizan con ellos, accediendo a mucha información y actividades, que en muchas ocasiones ni son adecuadas para ellos.

El juguete tradicional sin embargo requiere una motivación por parte del niño mayor, ya que requiere más abstracción e imaginación para crear situaciones y disfrutar del juego simbólico. Cuando se juega con una muñeca que llora a acunarla, ponerle el chupete y dormirla, o darle de comer, el pequeño está aprendiendo a resolver una situación, involucrándose y estimulando su mente. El tacto, la vista, el oido, los sentidos en general se desarrollan continuamente con este tipo de juegos. Además, al jugar con muñecas y con más niños y niñas se refuerzan los lazos afectivos, se relacionan mejor y vencen su timidez. Son tantos los aspectos positivos de jugar con “muñecas” que es imposible enumerarlos.

Las nuevas tecnologías avanzan y nadie es ajeno a ello. Las habilidades de los niños con este tipo de dispositivos les ayudarán en el futuro, pero siempre deben estar superviados por un adulto en sus interacciones con tablets y móviles, y de forma limitada. Por eso cada vez se está reinvidicando más los juguetes tradicionales, conforme la sociedad se va dando cuenta de que son una parte clave del crecimiento del niño o niña.