Juguetes y género: Superando tabús

Género

En pleno siglo XXI la sociedad sigue muy polarizada. Aunque los tiempos están cambiando, aún es común encontrarte con el tabú social de los juguetes: Las niñas juegan con muñecas y los niños juegan con coches y superhéroes. Además, aún hay padres que piensan que está mal que sus hijos jueguen con muñecas. Sin embargo, esto no es así: Existen estudios psicológicos que demuestran que los niños que han jugado libremente con muñecas se convierten en personas muy cariñosas y amables con sus hijos.

Los roles de género y las familias han cambiado mucho durante las últimas decadas. Es bastante común que sea el padre quien se encarga de los niños o trabaja en casa. Además las tareas de la casa se comparten y el padre ha tomado una responsabilidad con los niños muy beneficiosa para la familia. Por eso es natural que el niño que ve a su hermanito o hermanita siendo cuidada por su padre, también quiera imitar lo que hacen sus progenitores y juegue cuidando a bebés o muñecas.

Hasta los cinco años, los niños se sienten atraidos por todo tipo de juguetes: Es parte de su aprendizaje y de su crecimiento. Los muñecos son juguetes simbólicos que son utilizados por los niños para imitar a los adultos y como parte del juego simbólico, juegan a papás y mamás, lo cual es lo más normal del mundo. DE esta forma, mejoran sus habilidades, aprenden a expresarse mejor y a mostrar sus sentimientos: de felicidad abrazando al muñeco, etc.

Por poner un ejemplo, cuando el niño juega a dormir a su muñeca, está tomando el papel de padre y aporta argumentos al muñeco para que se duerma y descanse. Esos mismos conceptos serán asimilados por el niño y no pondrá resistencia a dormir la siesta o acostarse cuando debe descansar, al tener claro el concepto de que el descanso es bueno para él, igual que para su muñeca.

JUGAR LIBREMENTE

Cuando el niño es pequeño, es normal que juegue con muñecos y muñecas. A lo largo de su crecimiento, el niño debe jugar con lo que le apetezca, incluido por ejemplo, los juguetes de sus hermanos y hermanas. Dejar que juegue a su aire y descubra nuevos juegos y juguetes, le permitirá desarrollarse y aprender a solucionar problemas. El niño será más afectivo y más sociable, además de asimilar antes el concepto de familia. Decirle al niño que no juegue con muñecas porque son de “chica”, lo único que va a lograr es que se sienta cohibido y aprenda unos conceptos sexistas que no le beneficiarán en ningun modo: Le estás enviando el mensaje de que está mal jugar siendo educado y cariñoso.

Sin embargo, la sociedad no siempre es muy permisiva en determinados ambientes y a lo largo de su crecimiento, es posible que se encuentre el niño con problemas con otros niños, que pueden reirse de él o ridiculizarle. En estos casos, la solución no es quitarle sus juguetes “de niña” a tu hijo, sino abrir el abanico de posibilidades para que pueda jugar con distintos tipos de juguetes a su aire. No hay que darse prisa en alejar las muñecas del niño, si le gusta jugar con ellas. Dale elecciones para sus juegos y dile al niño que jugar con muñecas no es malo, pero que debes protegerle, ya que sus amigos pueden hacer comentarios crueles si le ven jugando. Una buena solución puede ser recordarle que él puede elegir diferentes juguetes en cada ocasión de reunión con sus amigos.

Decirle a un niño actual que no puede jugar con muñecas es un concepto desfasado que no refleja el camino que está llevando a la sociedad a ser más tolerante y menos sexista. Desde Muñecas Llorens apoyamos a que se eliminen estos tabús y que cada niño y niña juegue con los juguetes y muñeca que quiera.