¿Deben los padres participar en los juegos de sus hijos?

01_padres_hijos

 

Hoy os contamos sobre una de las dudas que quizás te hayas planteado: ¿Cuándo están jugando los niños, deben los padres participar en los juegos? Según los expertos, sí, pero no de cualquier manera. Antes que nada hay que vigilar bien el tipo de juego que está desarrollando y evaluar si es más conveniente dejar que juegue por su cuenta o bien introducirse en el juego. En ambos casos, sin embargo, se debe estar atento al niño, ya que hay mucho que aprender de él.

Juego simbólico

Cuando los niños están desarrollando el juego simbólico (jugando a papás y mamás, a hacer la compra, ir al médico), con el tiempo el juego se transforma y cada vez se parece más a la realidad, obteniendo mucha información del carácter y desarrollo del niño a través de sus juegos.Por lo tanto, es importante que los niños jueguen con libertad al juego simbólico, aunque sin desatenderlos del todo, ya que son un factor muy importante para su desarrollo. Estar pendientes del niño, conforme va desarrollando y planteándose situaciones te proporcionará mucha información sobre vuestro hijo o hija. Es una forma de transmitir sus necesidades, inquietudes, miedos, aspiraciones o frustraciones, etc. Es una forma de conocer aspectos del mundo interior del niño que de otra forma es más complicado descubrir.

Cómo introducirse en el juego

Por supuesto, es beneficioso jugar con tus hijos, pero los expertos recomiendan no cortar sus juegos de situaciones que están desarrollando: involúcrate en su juego, pero no se la cortes, ya que la creación de esa situación mediante el juego simbólico ayudará a su desarrollo. Por ejemplo si está jugando con una Muñeca Llorens, haciendo de papá o mamá cuidando de su bebé, está simulando una situación que ha observado anteriormente y le ayudará a su desarrollo. El papel de los padres en estos momentos es vigilar y aprender del desarrollo del juego de su hijo, dejando fluir su creatividad e imaginación. Si el niño lo requiere los padres pueden participar en los juegos de sus hijos, pero siempre llevando un papel secundario. Aquí os comentamos algunos consejos para no coartar su desarrollo:-

  • Participar, pero sin corregir ni controlar.
  • Dejarse llevar a su mundo, pero sin efectuar juicios de adulto.
  • Se debe encauzar el juego, pero sugiriendo, nunca ordenando.
  • Toma en serio el juego del niño y deja que sea él quien resuelva los problemas de la situación creada.
  • No compitas, déjale espacio y acepta sus reglas. Así, más adelante aceptará tus reglas más fácilmente.

Jugar todos los días un poco con tus hijos, es beneficioso para ellos, ya que de esta forma el momento de finalizar no es tan doloroso, ya que se crea una rutina de “seguimos al día siguiente” muy positiva.